CAFE denuncia el intento de Mario Diaz-Balart de revertir los avances en la política EE.UU.-Cuba. Comunicado de Prensa

El Comité Ejecutivo de CAFE (Cuban Americans for Engagement) expresamos nuestra más profunda consternación acerca del más reciente lenguaje introducido por Mario Diaz-Balart (R-FL) a la Ley de Apropiaciones de Servicios Financieros para el año fiscal del 2014, con lo cual se revertirían importantes avances en la relación Cuba-EEUU.

Dicho lenguaje, contenido en las secciones 124 y 125 de la ley-- el cual fue aprobado por el comité en pleno  este miércoles--, afectaría dos cambios fundamentales logrados por la administración Obama, los cuales han traído importantes mejorías en las relaciones entre los ciudadanos de ambas naciones por los últimos cuatro años. La sección 124 desmantelaría el programa de licencias “pueblo a pueblo”, el cual permite a los ciudadanos norteamericanos viajar a Cuba con propósitos educacionales, al retirársele los fondos. Estas licencias han permitido a los ciudadanos estadounidenses visitar Cuba legalmente y experimentar la vida en la isla por sí mismos, más allá de la las representaciones sesgadas, ya sea del gobierno de EE.UU. o de los medios de prensa corporativos. 

Estas visitas también han permitido que los ciudadanos cubanos interactúen con norteamericanos comunes, haciéndose visible que una gran parte del pueblo norteamericano desea relaciones de normalidad con sus vecinos cubanos. Los intercambios educacionales han reforzado las similitudes entre ambos pueblos y sus intereses en común.

Las estipulaciones en la sección 125 son particularmente perturbadoras, ya que afectan negativamente a miles de votantes (y a sus familias) del propio distrito de Diaz-Balart, al requerir que OFAC monitoree y reporte detalles de los viajes de los cubano-americanos a Cuba, así como de las remesas a sus familias, ya sea por cubano-americanos o por cualquier otro ciudadano.

Las remesas a las familias cubanas en estos últimos años ha ayudado a impulsar una naciente economía mixta, permitiendo que los cubanos en la isla sean dueños de sus propios negocios de pequeño alcance. Sin muchas de estas necesitadas inversiones, los cubanos no pudieran participar de este nuevo paradigma. Las regulaciones impuestas por esta legislación requerirían de un costoso e intrusivo sistema de monitoreo, el cual llevaría a una disminución del apoyo financiero a la limitada pero creciente empresa libre,  así como una disminución de donaciones y ayuda humanitaria a organizaciones religiosas independientes.

Es extremadamente hipócrita y absolutamente anti-americano de Diaz-Balart y el Comité de Apropiaciones pedir a los cubano-americanos que dejen de tomar ventajas de las reformas económicas en Cuba. Estas son  las mismas instituciones públicas que condenan el control comunista y autoritario del gobierno cubano sobre la economía. Las remesas han sido el alma de las recientes reformas y la miopía y/o intento maligno que aboga por la reducción de dichos fondos son una afrenta el modo de vida americano.

CAFE expresa solidaridad con todo aquel que luche por impedir que este lenguaje de odio llegue a la mesa presidencial. Esperamos que las tácticas malintencionadas de Diaz-Balart tengan un impacto negativo en las Elecciones de noviembre 2014. Su intento de controlar el derecho de los norteamericanos a viajar y su sabotaje al esfuerzo de sus propios electores de contribuir al bienestar de sus comunidades extendidas en Cuba, es un vergonzoso acto de pose política, que no debe ser aceptado por ningún sector del gobierno de EE.UU. ni de sus sociedad.

CAFE aboga por el final de las inconstitucionales restricciones de viajar a Cuba impuestas por el Congreso de EE.UU., y exhorta al Departamento de Estados de EE.UU. a, al menos, establecer una licencia general que cubra todas las categorías de viajes a Cuba. De la misma manera, apoyamos la inversión ilimitada de cubano-americanos en Cuba y el fin del embargo, el cual prohíbe a individuos y compañías sujetos a jurisdicción estadounidense, a participar en transacciones económicas y comerciales con la isla.