ZunZuneo es ilegal e inadmisible

Por GLADYS CAÑIZARES

La noticia sobre el plan secreto llamado ZunZuneo se conoció el pasado 4 de abril por Associated Press (AP).  Desde ese entonces no pasa un día sin que salgan defensores de un programa inaudito financiado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), con el propósito de  desestabilizar al pueblo cubano mediante una red internacional.

El proyecto cubano ZunZuneo es un programa clandestino del gobierno de Estados Unidos que atrajo alrededor de  68,000 seguidores entre 2010-2012, sin que ellos supieran que provenía del gobierno estadounidense, encima acumulaban sus datos para evaluar sus tendencias políticas. La Agencia internacional de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID) quería utilizar el “twitter cubano” como una herramienta para crear una sublevación de masas, sin importarle que el resultado fuera un descalabro con baño de sangre. La versión oficial presentada por la USAID al congreso para justificar su presupuesto de ayuda a Cuba entre 2009-2014, establece que en respuesta al movimiento pro-democracia creciente en la isla, los Estados Unidos debe apoyar a grupos mediante el uso de tecnología y nuevos medios que mejoren los resultados y que estimulen el apoyo y la solidaridad internacional para sus objetivos, pero la realidad es otra. 

ZunZuneo tiene una faceta que no se ha investigado aún y requiere atención. La operación fue totalmente ilegal, ya que crearon compañías fantasmas y cuentas en bancos extranjeros en violación a las leyes bancarias de EEUU.  Estos individuos rompieron las reglas de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento de Tesorería de los Estados Unidos, al abrir cuentas bancarias en un paraíso fiscal como las Islas Caimán, territorio históricamente acusado de cobijar a evasores de impuestos, terroristas y narcotraficantes que esconden sus identidades tras sociedades en territorio extranjero.  Cabe señalar que sin la autorización de la OFAC estas transacciones son ilícitas.  Por ende los contratistas, consultores y empleados de la USAID que participaron en la operación ZunZuneo deben de ser juzgados por romper la ley, blanqueamiento de dinero y por no pagar impuestos.

La OFAC también controla la Regulaciones de los Activos Cubanos relacionadas al embargo, mediante el titulo 31 parte 515 del código federal. Estos individuos y entidades fantasmas posiblemente también rompieron las siguientes regulaciones: 515.207, 515.512, 515.533, 515.542, 515.559 y 515.578. Estas regulaciones contemplan la expedición de licencias especiales para suministrar apoyo a los cubanos, enviar dinero y exportar servicios de información mediante las redes sociales

Se estima que a través de los años, la USAID ha canalizado millones de dólares mediante grupos del exilio en Miami, dinero que en instancias se ha derrochado sin conseguir sus objetivos en Cuba. Tras el destape de ZunZuneo cabe preguntar: ¿Dónde se encuentran los Consultores de la Sociedad Civil Cubana? ¿Por qué no se dio a conocer su Primer Informe trimestral en enero de 2014? ¿Qué relación tiene la USAID con la organización Raíces de Esperanza en su ayuda a Yoani Sánchez para desarrollar un nuevo proyecto de medios independientes en Cuba? ¿Quién autorizó ZunZuneo?

Gladys Cañizares