Y ahora, qué?

Por Lorenzo Cañizares

Ahora que las relaciones con los Estados Unidos están mejorando rápidamente es hora de volver a pensar que pasos a tomar. Como dice un artículo circulando por las redes cibernéticas¿Y ahora, que?

Voy a sugerir unas cuantas ideas que tal vez nos puedan servir. 

Como siempre muchos de nosotros hemos dicho, todo cubano de buena voluntad que ama a su patria y que venera su soberanía nacional, todos esos cubanos deben tener espacio y voz en el desarrollo económico, social, judicial y político de su patria. Todos nosotros de buena voluntad mas o menos queremos lo mismo con tal vez diferencias en cómo lograrlo. 

Hace años muchos cubanos hemos venido hablando de la necesidad de nuestro pueblo de unirse en la tarea del desarrollo económico de la nación. La revolución nos ha proveído un pueblo que es intelectualmente clase media. Es difícil encontrar un cubano que no pueda hablar inteligentemente de asuntos mundiales. Lo que necesitamos es igualar la fuerza intelectual con la fuerza económica. El pueblo cubano tiene tremenda fibra moral. Sabemos que el Ebola se derroto en África gracias a esos sacrificados médicos cubanos.  Y hay que ser sincero, el despliegue de integridad personal por Los Cinco conmovió al mundo. Nuestra naciónse ha ganado el que todos pongamos un esfuerzo para que nuestro pueblo viva prósperamente. 

También nos vemos con la necesidad de tomar una visión que aliente el desarrollo agrícola de nuestra nación. Si el campesino se siente que su arduo trabajo no produce la comodidad económica que su trabajo merece, su deseo de trabajar y por consecuente su productividad no será óptima. El mecanizar la agricultura y el entrenamiento de los campesinos son parte esencial del futuro económico de nuestra nación.

¿Cómo hacemos esto? Pues simplemente hay profundizar en las reformas económicas. Tenemos que caminar la cuerda floja de ser prudentes mientras tomamos riesgos. Estoy seguro que gente que han podido sobrevivir por mas de 50 años un ataque constante de la nación mas poderosa que ha existido tiene la calidad humana para encontrar como. También sabemos que hay unos cuantos cubanos con gran experiencia económica en la diáspora que pueden contribuir a acelerar este proceso. El trabajar en conjunto con nuestros hermanos latinoamericanos es otro vehículo de desarrollo. Como también el estrechar las relaciones económicas con los países del BRICS, Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea. 

Junto con todo esto existe la necesidad de asegurar que el estado de derecho avance, las leyes sean respetadas por todos, y los derechos de todo habitante de nuestra nación sean observados. Esto tiene como esencial que el respeto a la ley comience por el gobierno administrando sus asuntos donde todo cubano entienda sus derechos.Los funcionarios gubernamentales tiene que estar bien instruidos en lo que es su derecho pero también sus limitaciones. Tienen que internalizar que ellos sirven al pueblo, y por consecuente, poseer un alto nivel moral es esencial para el buen funcionamiento del aparato gubernamental.

El respeto a la ley también nos servirá como ancla para asegurarnos que los que negocian con nosotros quieran seguir mandando sus barcos a nuestros puertos. Cuentas claras conservan amistades.Sobre todo en empresas donde lidiemos con propiedad mixta. 

Estos momentos no son tiempo de pensar en cambios de gobierno. El Partido Comunista Cubano necesita revisar su visión de cómo se relaciona con el pueblo cubano y mirarse a si mismo como líderes de un frente unido y no como un grupo que impone su visión a otros. El Partido Comunista Cubano debe ampliar su visión de su composición para aceptar en su seno a todos esos que estén dispuesto para trabajar por eldesarrollo de nuestra patria. La clase social más importante es la de ser un buen cubano que trabaja para el desarrollo de la nación.