Un acuerdo en peligro

Por: GLADYS CAÑIZARES

Cuando el pasado 17 de diciembre, se dio a conocer el acuerdo entre los presidentes Barack Obama y Raúl Castro para normalizar las relaciones entre ambos países, la mayoría celebramos con júbilo. Sin embargo, debo reconocer que desde ese mismo día tengo el presagio de sucederá algún imponderable que tire tanto esfuerzo al piso. ¿Por qué? Por el protagonismo de  los cubanos americanos que encabezan las organizaciones en Miami y los legisladores en Washington que siempre ha empañado cualquier proceso  de acercamiento entre EEUU y Cuba.  Pero tal vez lo peor, es la incapacidad de los disidentes cubanos de realmente ser actores de cambio y no títeres.

Durante los últimos días la primera plana de periódicos y noticieros de Miami están encabezadas por la participación de los legisladores Marco Rubio, Bob Menéndez e Iliana Ros-Lehtinen durante la audiencia del Comité de Asuntos Exteriores del Congreso y el fustigamiento a la subsecretaria de Estado para Latinoamérica Roberta Jacobson. Conjuntamente se han presentado varios disidentes que actualmente se mueven libremente entre Cuba y EEUU, pero que declaran que los cubanos no pueden seguir recibiendo palos en las calles. Aunque las denuncias de falta de libertad y persecución sean ciertas, el contraste resta veracidad.  ¿Cómo pueden argumentar la falta de libertad si regresan a Cuba y ampliamente postulan sus agrupaciones opositoras en televisión extranjera? ¿Cómo puede ser creíble tanta persecución si durante años han recibido dinero de la USAID, un organismo del gobierno norteamericano y siguen en pie?

El disidente Jorge Luis García Pérez, más conocido por Antúnez, declaró ante el congreso estadounidense que el proceso de normalización es una traición a los anhelos libertarios de un pueblo. También pidió al pueblo estadounidense y al Congreso que continúen con el apoyo a sociedad civil opositora y que sigan manteniendo la ley Helms-Burton. Vale la pena analizar estas exclamaciones y acusaciones de Antúnez, porque sus palabras son representativas de todo lo que ha acontecido a través de cinco décadas de estancamiento y la manipulación para mantener el subsidio del gobierno americano para la “la causa.” Una causa que ha sido viciada por falta de ideales puros e interés monetario.

¿Por qué la congresista Ileana Ros-Lehtinen presentó los hechos distorsionados respecto al derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate? Es vergonzoso que sigan usando a las cuatro víctimas para forzar el mantenimiento de la ley Helms-Burton, sin tomar responsabilidad alguna. Yo quisiera que algún periodista tenga la integridad de averiguar que sucedió realmente dentro de la disidencia en Cuba y en Miami antes del fatídico derribo de las avionetas el 24 de febrero de 1996.  La realidad es que de no ser por este trágico suceso, el presidente Clinton hubiera iniciado el cambio que hoy se le atribuye al presidente Obama. 

Así lo afirmó el mismo presidente Bill Clinton durante una entrevista sobre las sanciones contra Cuba hecha por la periodista Amy Goodman de Radio Pacifica el 8 de noviembre del 2000.  La siguientes dos preguntas y sus respectivas respuestas son claves pare descifrar el alcance de la manipulación en Washington. Primera pregunta de Goodman: ¿Veremos un cambio substancial en la política hacia Cuba? Respuesta de Clinton: Bueno, déjeme decirle que nosotros estábamos encaminados hacia el cambio. En 1996, hicimos muchos cambios durante mi primer término en nuestra política hacia Cuba. Y estábamos trabajando hacia una reconciliación. Los cubanos también estaban trabajando hacia más apertura y más libertades para sus campesinos y el pueblo, estábamos realmente avanzando. Pero ellos ilegalmente derribaron las dos avionetas y cuatro personas murieron.  Entonces el Congreso pasó la ley Helms-Burton. No tengo más flexibilidad para hacer más. He usado el máximo de mis poderes legales para promover el contacto de pueblo-a-pueblo con Cuba. Yo creo que existen cubanos que han sufrido por causa del embargo, y debemos hacer más en el área de alimentos, en el área de medicinas, y en el área contacto de pueblo a pueblo. Segunda pregunta de Goodman: ¿Cómo justifica el imponer un embargo contra Cuba y levantarlo contra China, normalizar relaciones con China? Respuesta de Clinton: Bueno, primeramente, China no ha matado a cuatro pilotos últimamente. Ellos no han asesinado a ningún americano, es más, los Estados Unidos accidentalmente y trágicamente mató algunos ciudadanos chinos durante nuestra campaña militar en Kosovo. Y creemos que nuestras diferencias con China pueden resolverse mejor. China es un poder nuclear y pensamos que tiene misiles.  

En esta entrevista, el presidente Clinton solamente acusa al gobierno cubano y evade responsabilizar a Hermanos al Rescate por volar territorio cubano y causar el trágico evento que ha dilatado 19 años un acercamiento con Cuba. También, es evidente que la pequeña Isla de Cuba no es una amenaza para EEUU y China sí.  ¿Por qué continua Cuba en la lista de países terroristas?

Sería terrible que comenzaran a sumarse obstáculos de ambas partes que malogren los recientes acuerdos. Las más recientes noticias señalan que los viajes a Cuba de legisladores federales estadounidenses están duda por desacuerdos entre ambos países. Los legisladores argumentan que el gobierno cubano ha pospuesto hasta por lo menos mediados de abril todas las visitas, incluida una visita del senador republicano Jeff Flake, quien ha propuesto la eliminación de la prohibición a los viajes de Estados Unidos a Cuba. ¡Ojalá! El chantaje planteado en Washington no sea la causa.

Si nuevamente volviera a frustrarse las normalizaciones entre EEUU y Cuba, aunque los métodos sean diferentes, los responsables serán los mismos. El gobierno norteamericano y su Congreso por dejarse nuevamente manipular; los legisladores cubanos americanos, los disidentes y las organizaciones de Miami por anteponer sus intereses personales sobre el bienestar del pueblo cubano; y finalmente el gobierno cubano por prestarse al juego.

Lo triste de este juego peligroso es que de persistir sin el resultado ansiado, la vieja guardia dentro y fuera de Cuba morirá en medio del impase y el futuro de Cuba seguirá incierto.

6 de febrero del 201