Soñando en cubano

Lorenzo Cañizares

El sueño de los cubanos  no debe estar solo limitado a la isla de Cuba. No porque tengamos el derecho a tener deseos hegemonistas sino por la condición histórica que hemos recibido del excelente trabajo internacionalista que promovió la revolución cubana.

Esta posición debe ser presentada como una oportunidad de fortalecer económicamente un área del mundo que tiene todos los requisitos para ser una potencia económica de primera clase si trabajamos en conjunto del beneficio común.

Esta visión de un sueño cubano latinoamericanista/caribeño  no sería solamente algo relacionado a una realidad diplomática pero sino también a un proyecto sistémico estratégico con una plataforma de integración económica continental.

Por supuesto es mas fácil hablar de esto que poder cumplirlo. Sabemos que los Estados Unidos hace mas esfuerzos cada día para debilitar nuestra unidad de intereses, ahora lo vemos con el ímpetu de integrar a Chile y al Perú al Trans-Pacific Partnership (TPP), como también hizo México con el NAFTA, como también podemos esperar que un esfuerzo de integración regional será obstaculizado a través de todos los caminos posibles. Muchos pueden alegar que es en su interés económico mantener al resto del hemisferio en una posición de dependencia económica.

También sabemos que ya dentro de la región existen pactos económicos que de una forma u otra  se fortalecerían con una integración mas estrecha entre ellos. Tenemos el ALADI, ALBA, CARICOM, CAN, MERCOSUR todos esos pactos económicos trabajando en conjunto establecerían un poderoso potencial económico de diferentes pueblos que comparten una región física del globo y comparten esencialmente una historia política.

La unidad económica latina-caribe en visionada en este sueño no debe ser apreciada como un vehículo de oposición contra nadie. Esta unidad serviría como base económica para proyectos de mayor envergadura en donde como iguales trabajaríamos en cooperación con Canadá, Estados Unidos, la Unión Europea y los países del BRICS (donde ya está Brasil). Esta cooperación económica nos podría servir a todos como base para una mejor habilidad para proporcionar fondos para el desarrollo colectivo.

El desarrollo económico  de nuestros países es la labor mas importante que podemos desarrollar en beneficio de nuestras gentes. Un proceso económico donde impere una visión del desarrollo económico a través del beneficio común se hace mas posible cada día en una era donde la máxima voz de la conciencia mundial, el Papa Francisco, viene de nuestros lares.

(Tal vez parezca irrisorio hablar de este modo en estos momentos en que Cuba esta definiendo su camino pero es precisamente por esa razon que esto es pertinente)