El Proyecto Rebelión

Por: Gladys Cañizares

A pesar de no tener un determinado nombre, he decidido llamarle Proyecto Rebelión, porque la ausencia de un nombre especifico es parte de su clandestinidad y propósito.  Ya sabíamos de ZunZuneo y otros programas de la Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional (USAID), pero ahora comprobamos que el gobierno de EEUU, lejos de establecer un nuevo comienzo en las relaciones bilaterales, siempre ha tenido el objetivo de formar un ejército clandestino que produzca una rebelión o una “Primavera Cubana.”  No importa que este tipo de comportamiento haya resultado nefasto en los países árabes y más recientemente en Venezuela, tampoco importan sus víctimas, generalmente jóvenes con ideales que pierden sus vidas intentando un cambio ilícito.

Este proyecto infame busca subvertir el orden político de Cuba con la ayuda de los congresistas Bob Menéndez e Ileana Ros-Lehtinen, así como las organizaciones en Miami. Es extremadamente repugnante ser partícipe de una operación clandestina que pone en riesgo a inexpertos jóvenes latinoamericanos y ciudadanos cubanos que han caído en la trampa.  Peor aún es sugerir que el gobierno cubano nos les golpearía por ser extranjeros. ¿Acaso no bastó con el arresto del contratista Alan Gross?  Francamente, no tienen escrúpulos ni compasión. ¿Qué consiguen con burlarse del gobierno cubano? Nada, tal vez corroborar que EEUU es enemigo de Cuba.

Desde la fallida e ilícita operación ZunZuneo, es evidente que EEUU esconde no solo quién es Creative Associates, sino sus cómplices.  Creative Associates es una pantalla ilícitamente conceptuada fuera de EEUU para esconder su identidad y ocultar el origen de sus fondos mediante paraísos fiscales. ¿Dónde está la transparencia del gobierno estadounidense? Un país que se vanagloria de ser bastión de libertad, mientras vigila a sus propios ciudadanos y promueve guerras en el extranjero.  ¿Cómo pueden exigir al gobierno cubano u otros un proceder honesto y de respeto a los derechos humanos? Actualmente en EEUU, la democracia tiende a desaparecer por la implicación de las grandes corporaciones en la esfera política del país. Aunque aparentemente se elige a un presidente, dentro de dos partidos políticos, la realidad es que llegaron ahí por las altas contribuciones monetarias de cabilderos que representan los intereses de dichas corporaciones.  Por ende, cuando el presidente toma posesión de su cargo, como ha sido el caso de Obama, no puede cumplir con todas sus promesas, porque sus manos están atadas.  Cuando el gobierno estadounidense se inmiscuye en otros países promulgando rebeliones o guerras, falla a la lealtad de su propio pueblo que quiere la paz. ¿Dónde la democracia?  En teoría, la democracia es una forma de organización del Estado en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta. ¿Dónde está la libertad? La libertad es la capacidad de la conciencia para pensar y obrar según la propia voluntad, pero también implica una clara opción por el bien y el mal. 

No quiero tirar la toalla al gobierno cubano, porque es claro que todavía faltan muchos cambios, pero tampoco voy a defender la usurpación del territorio cubano, mediante operaciones clandestinas que atentan contra la soberanía nacional de Cuba.  El Proyecto Rebelión, según yo le llamo, quiere desestabilizar la sociedad cubana, mediante la ilegalidad y la coacción, que equivale a contrarrevolución.  ¿Qué es contrarrevolución? Movimiento contrario a una revolución anterior que pretende arrebatar el poder a las personas que lo consiguieron en una revolución anterior. Es una oposición activa que tergiversa y propaga la información mediante las redes sociales, hasta llevar las masas a las calles para producir el cambio que ellos promueven. Aquí no defiendo ni ataco a la revolución cubana, simplemente hago referencia a los grupos subversivos, que lejos de querer un cambio real que mejoren las condiciones políticas y humanas en Cuba, pretenden crear un caos.  El pueblo cubano no necesita el apoyo del gobierno estadounidense mediante la USAID para determinar su futuro. Lo único que necesita es que EEUU retire el bloqueo económico para producir un cambio sostenible que brinde al pueblo cubano bienestar económico y social.  

Estas operaciones ilícitas en Cuba con la venia de la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton y la administración del presidente Obama nos dejan una lección.  No podemos confiar en las promesas del gobierno de EEUU.