Cuba y el tráfico humano

By Raúl Morejón

Es la noticia que amplifican la mayoría de los medios de comunicación y redes sociales desde el sur de la Florida. Aparecen inmediatamente entrevistas a familiares que los esperan con mucha alegría, invitados a los principales canales de televisión que comentan sobre el hecho, cientos de miles de comentarios en Facebook , etc.

He mirado con detenimiento las imágenes que se han difundido y que fueron tomadas por personas comunes que se encontraban en el área por donde arribaron los balseros.

Inmediatamente me saltaron a la mente algunas dudas, que sin ser periodista parecen muy obvias, todos los hombres venían sin camisa, ninguno de ellos mostraba signos de insolación ni deshidratación,  y dijeron que llevaban 6 días de travesía.

Sin embargo ni un solo medio en el momento de difundirla noticia ha usado los adjetivos necesarios en estos casos,  tales como; “presuntamente”, “sin confirmar”,  “sujeto a investigación”, “alegan”, “extraoficialmente”, etc.

Es que cuando se trata de Cuba la propaganda supera a la noticia, y la prensa automáticamente se hace cómplice de hechos y delitos que deben ser cuestionados y sin embargo suceden con impunidad absoluta.

Por mi parte como no tengo elementos suficientes para afirmar una cosa o la otra prefiero tratar el hecho como tema general.

Antes de continuar mi comentario debo aclarar que no tengo nada en contra de la emigración hacia los EEUU, reconozco que como país poderoso y desarrollado que es,  ofrece muchas oportunidades  a personas de todos los confines, y sin duda una mejor calidad de vida. Hago esta aclaración porque pudiera ser el argumento que utilicen los medios de prensa para justificar la complicidad con el crimen.

El tráfico humano es uno de los flagelos más gravesde nuestro tiemp. Baste ver lo que está sucediendo en Europa ahora mismo con la emigración desordenada y cientos de miles de desplazados, las calamidades que viven todos esos emigrantes y las cantidades de muertos que día tras día se publican. Imágenes que llegan y sacan las lágrimas de los más insensibles. El tráfico ilegal de personas es condenado por las Naciones Unidas, reconocido como delito y sancionado por la inmensa mayoría de los países del mundo. Cuba y EEUU no son una excepción.

Perece ser que con Cuba nada de eso importa, precisamente los bajos niveles del crimen organizado ytráfico humano son dos aspectos que Cuba puede ofrecer al proceso de normalización de relaciones entre ambos países y debemos velar por que este proceso siga su curso y avance positivamente. Por eso además tenemos que condenar la complicidad de la prensa.

No es justo hacer una evaluación como esta sin presentar lo que en mi opinión son dos de las causas fundamentales de este problema, el orden en que las mencione no reduce la importancia de ninguna de ellas, una la situación económica en Cuba, país que atraviesa una crisis muy profunda que ha generado múltiples problemas sociales y por otro lado la ley de ajuste cubano que estimula la salidas ilegales del país con rumbo a los EEUU.

Nuestra mejor contribución como seres humanos al gran problema del tráfico humano y la emigración desordenada es criticar a la prensa cómplice, exigir a los gobiernos que hagan todo lo que sea posible por reducirlo hasta eliminarlo, tarea que sabemos no es fácil y por último, que se condenen con severidad a los responsables de estos delitos.