Ahora comienza la mejor parte

Por Lorenzo Cañizares

Miami, enero 18, 2015

Por muchos años algunos cubanos acá en  el exilio con una visión diferente a la que tenían la mayoría de los miembros del exilio cubano estuvimos luchando por que se diera lo que se va a dar en la semana entrante.  Quiero creer que esos muchísimos cubanos progresistas abrieron el camino para la transformación que se está dando frente de nuestros ojos. Muchos de nosotros tuvimos la confianza de que esto sucedería y muchos tuvimos la persistencia para hacerlo posible,

Todo empezó con un apretón de manos en el funeral de Nelson Mandela en Johannesburgo. Muchos de nosotros sabíamos que con Obama se podría soñar sobre esta posibilidad. El viaje a Miami a reunirse con la Fundación y Mas Canosa, Jr. Fue algo magistral. Eso ayudo a que se derrumbaran las barreras contra las ideas progresistas que el representa y ayudo a que la juventud cubana nacida acá en los Estados Unidos empezara a mirar al mundo en una forma diferente.

En realidad cuando se hicieron pública los cambios en las relaciones en Diciembre 17 ya el terreno estaba preparado para que este paso se pudiera aceptar con muchos de los afectados en los dos lados del Mar Caribe sintiendo un gran alivio.

Hasta ahora los detalles iniciales que se habían trazado en esas negociaciones secretas se han venido cumpliendo y ahora la alta funcionaria del Departamento de Estado, Roberta Jacobson, está en camino hacia Cuba para finalizar esos> detalles para el cambio de las relaciones entre las dos naciones.

¿Qué podemos esperar? Lo más importante de todo ya que hemos llegado a esta altura de intercambios es que estas relaciones se mantengan en un contexto de negociaciones entre iguales y que impere el respeto mutuo. Ya la Doctrina Monroe paso al basurero de la historia hace ya un buen tiempo atrás y las actitudes que conllevaban a esa Doctrina ya no tiene lugar.

Obama no tiene el campo liso. Los Republicanos quienes tienen lazos estrechos con los recalcitrantes del exilio van a hacer todo lo posible por descarriar lo que se acuerde. Se tiene que hacer todo lo posible para que esta gente sufra un castigo político si es que se empeñan en mantener su posición hostil.

Cuba también tiene que estar consciente que dentro de esta gente nueva que se va a acercar a la nación van haber muchos con intenciones no muy saludables para la nación cubana. Muchos miran esta apertura como una oportunidad para producir un cambio de gobierno. Esa lucha ahora por autoridad política no es su momento. Este es el momento de buscar el desarrollo económico de la nación y desplegar a plenitud todo el potencial existente dentro del pueblo cubano, y eso se lleva a cabo mucho mas eficientemente en un proceso pacifico.  

Lo que si los cubanos deben pelear con toda su energía es buscar la forma de minimizar los obstáculos para poder desarrollar las fuerzas económicas de la nación. Para poder llevar a cabo los cubanos van a tener que liberar su mente de todo prejuicio político que no los permita adelantar en este proceso de la liberación económica. Si los chinos y los vietnamitas han llegado a mejorar significativamente las condiciones económicas de sus ciudadanos, los cubanos lo pueden hacerlo hasta mas fácil ya que se comienza con un mas alto nivel educacional.

Para esos que piensan que pueda existir contradicción entre la defensa de la soberanía nacional y la liberación económica eso no tiene por qué ser. Hay que estar vigilante pero mientras se sea sensato y con un cierto control del proceso se puede minimizar el impacto que elementos criminales se quieran aprovechar de esta oportunidad.

Como bien digo en el título. Ahora comienza lo mejor. No tengo la menor duda del éxito de esta nueva etapa para la nación cubana en sus relaciones con su poderoso vecino del norte. Pero ahora también comienza el proceso de liberar la mente  de unos de los pueblos mejor educados del mundo y dejar esas bellas mentes desplegar sus conocimientos. Espero que también Cuba pueda contar con la contribución de muchos cubanos bien intencionados que viven fuera de Cuba.

No hay nada de ridículo en querer aspirar que la nación que tiene nuestro espíritu y cultura se haga lo mas exitosa posible.