Grupo de cubano-americanos se opone a la política de mano dura contra Cuba

CUBAENCUENTRO - 26/04/2012

Un grupo de ciudadanos cubano-americanos de diferentes tendencias políticas y procedentes de diversos estados, se reunieron en Washington con miembros del Congreso norteamericano, el Departamento de Estado y la Sección de Intereses de Cuba en los Estados Unidos, para intercambiar sobre las relaciones entre Cuba y EEUU.

Tras los encuentros, los integrantes del grupo denominado Cuban Americans for Engagement (CAFE), han divulgado una nota en la que expresan estar a favor de las políticas de mayor intercambio con Cuba, dicen no sentirse representados por “las posiciones de los cubano-americanos que actualmente ostentan posiciones de senadores y congresistas en el Capitolio” y exhortan al Gobierno cubano a adoptar políticas que favorezcan “una mejor y comprensiva relación entre la nación cubana toda, compuesta por el pueblo en la Isla y la diáspora”.

La organización de los encuentros, que tuvieron lugar los días 16 y 17 de abril, fue apoyada por el Grupo de Trabajo para América Latina (LAWG, por sus siglas en inglés) y de la Oficina de América Latina en Washington (WOLA, por sus siglas en inglés).

Visita al Congreso

De acuerdo con el comunicado, los integrantes del grupo reiteran que la comunidad cubano-americana “no es monolítica y que existen múltiples voces a favor de políticas de mayor intercambio con Cuba, incluyendo el fin de las prohibiciones de viajar para todos los ciudadanos norteamericanos”.

Aseguran en la nota que en varios de los encuentros, incluyendo uno con asistentes del Senador Marco Rubio, dijeron no sentirse representados por las posturas de los cubano-americanos que actualmente ostentan posiciones de senadores y congresistas en el Capitolio.

“Rechazamos explícitamente cualquier atribución de los mismos a hablar por nuestra comunidad, refiriéndose a la misma como un todo. Los cubano-americanos vivimos en diversos estados, donde elegimos a nuestros senadores y representantes ante el Congreso. Son ellos, no los autotitulados representantes de la comunidad cubano-americana, cualquiera sea su origen, los que representan nuestras voces”, expresan.

En su nota señalan que las encuestas en la población cubanoamericana y americana en general subrayan un rechazo mayoritario a cualquier reversión de la flexibilización de viajes familiares y del contacto pueblo a pueblo, adoptados por la Administración de Obama.

De acuerdo a lo expresado en la nota, los miembros del grupo exhortaron a la Administración de Obama y en particular al Departamento de Estado a “defender con más vigor los pasos adoptados en abril de 2009 y enero de 2011 a favor de flexibilizar los viajes familiares y los contactos pueblo a pueblo”.

“Nos oponemos a cualquier interpretación estrecha de la promoción democrática como instrumento de cambio de régimen. Rechazamos cualquier concepción de los contactos pueblo a pueblo, que pretenda imponer restricciones o limitar la función de estos viajes”, señalan y abogan por una “concepción más amplia” de estos contactos, “que no subestime el alcance democrático de los intercambios culturales, educacionales y académicos (música, danza, artes plásticas, literatura)”.

Los miembros del grupo, entre los que se encuentran el Candidato a Doctor en Ciencias Políticas Arturo López-Levy y la Doctora en Lengua y Literatura María Isabel Alfonso, exhortan a la actual Administración a “tener a este respecto una postura asertiva en defensa de las políticas proclamadas, y a que no ceda ante quienes catalogan cualquier intercambio no subversivo (como visitar la Isla para un Festival de Jazz o una Bienal de Arte), como un 'abuso' de la política proclamada”.

Sección de Intereses de Cuba en Washington

En el encuentro con la Sección de Intereses de Cuba en Washington, los integrantes de CAFE exhortaron al Gobierno cubano a adoptar políticas “que favorezcan una mejor y comprensiva relación entre la nación cubana toda, compuesta por el pueblo en la Isla y la diáspora”.

Las propuestas del grupo están referidas a cuatro temas que “movilizarían a más cubano-americanos en la lucha por poner fin al embargo norteamericano a la Isla y que facilitarían un mejor intercambio con el pueblo cubano”:

  1. Una apertura del Gobierno cubano a las inversiones de cubano-americanos en los sectores de pequeña y mediana propiedad;
  2. La eliminación de las restricciones de viaje a la Isla impuestas a grupos sociales específicos, entre ellos los balseros, y médicos que han abandonado misiones en el exterior. (Rechazamos los programas norteamericanos para promover el abandono de misión como parte de la política de desestabilización contra Cuba, pero entendemos que Cuba debe adoptar criterios definidos para regular la emigración de sus profesionales balanceando tanto la protección de su población como los derechos individuales de los profesionales a decidir donde vivir);
  3. El precio excesivo de trámites de pasaporte, permiso de salida y viajes que encarecen abusivamente la posibilidad de una relación más activa entre la comunidad cubana en el exterior y la Isla;
  4. Un llamado a la eliminación los prejuicios existentes hacia los cubano-americanos que dificultan una relación más activa entre estos y las instituciones de la Isla, en áreas como el intercambio académico, educacional.

En todas las visitas, concluye el comunicado, “enfatizamos el deseo de continuar estos diálogos desde una cultura de pluralismo, civilidad y respeto a los valores e ideales tanto de Cuba como Estados Unidos”. © cubaencuentro.com